Si cuando hablamos de romanticismo te sobreviene a la mente flores y corazones, no te preocupes que en seguida te darás cuenta de que no es el caso. Se trata más de dar un toque de ternura o que dulcifica el ambiente, creando una atmósfera muy agradable e intemporal.

Y donde más versátil puede resultar este estilo es a la hora de vestir una mesa para cualquier celebración, en la que se quiera potenciar la conversación, el relax y la agradable sensación de compartir.

Cómo podemos conseguirlo? Hay una serie de iconos clásicos que nos pueden ayudar a crear estos ambientes, tanto a la hora de vestir una mesa como cualquier otro espacio, y que van desde las flores naturales, sobre todo rosas de colores suaves, a velas y farolillos, colores de tonos rosas relajantes, tonos neutros que permitan crear puntos de luz y color así como objetos vintage y clásicos que podemos combinar en sillas, mantelerías y vajilla.